Archivo de la etiqueta: granma

El sueño de Elbita

Hoy en la escuela de Elbita, la 4 de Abril de Bayamo

Anoche Elba Lilia tuvo ensoñaciones.

– Papito estaba soñando cosas maravillosas, me dijo esta mañana mientras su mamá se apresuraba a peinarla. Yo, en el ajetreo por levantar a Ibrahín Rafael, darle yogurt y cepillarle los dientes, casi no reparo en su revelación. Sigue leyendo

Señales de humo en la ciudad

Temprano, o desde el día anterior, la gente se apresuró en buscar leña bien seca. Una suerte de confabulación explícita recorría los barrios, la cuadras… ¿Prender una hoguera gigante? ¿Incendiar a Bayamo como en 1868? Sigue leyendo

Tembló la tierra y no lo sentí…

Yo, que me considero con una sensibilidad casi “animal” –solo para percibir los movimientos telúricos- no pude registrar en esta oportunidad el temblor de tierra de la madrugada de viernes para sábado, en Granma. Sigue leyendo

Tocada por un Ángel

 Berlaines Leyva Lora

“¡Benditas sean las manos que rectifican estas equivocaciones, y endulzan estos errores sombríos de la ciega madre creación!”  José Martí

Una noche Berlaines despertó con las mejillas sonrojadas. Tuvo un sueño increíble. Nunca antes le había pasado. Entre imágenes difusas experimentaba la inusual sensación de correr. “Soñé –dice- que me senté en la cama y salí corriendo”. Sigue leyendo

Noche de cristal, con Raúl Torres

Raúl Torres, concierto en BayamoPrimero el verso, desnudo y crujiente. Luego la sonoridad, universal y específica. Y al final, el hombre que se revela, “encantadísimo volver a esta ciudad”; y hace una pausa para disimular la “emoción”, tal vez con una lágrima escondida. Sigue leyendo

Mi Barrio y Yo (2)

La Piedra de Yao se quedó sin un lugar para la diversión después que a principio de los ´80 desapareció el Circulo Social. La construcción –de techo de guano, paredes de tabla de palma y un piso pulido alucinante- se cayó en pedazos. El comején y la indiferencia la condenaron. Sigue leyendo

Feria en la ciudad de los pargos

Puntalón es la ciudad de los pargos en los tres ciclos correspondientes a la luna llena de los meses de abril, mayo y junio; después de estos períodos -cuando desova la especie- se marchan a su hábitat tradicional, la urbe queda deshabitada y los pescadores también optan por ir a otras latitudes. Sigue leyendo