Archivo de la categoría: De mi archivo

Dioses blancos socorren la Pachamama

Allin punchay qampaq. (Buenos días). La voz del joven retumba en las entrañas del indígena con un acento nada común. Sigue leyendo

Tocada por un Ángel

 Berlaines Leyva Lora

“¡Benditas sean las manos que rectifican estas equivocaciones, y endulzan estos errores sombríos de la ciega madre creación!”  José Martí

Una noche Berlaines despertó con las mejillas sonrojadas. Tuvo un sueño increíble. Nunca antes le había pasado. Entre imágenes difusas experimentaba la inusual sensación de correr. “Soñé –dice- que me senté en la cama y salí corriendo”. Sigue leyendo

Oro a la Vida

Leonardo Díaz Aldana

XII Juegos Paralímpicos, Atenas 2004, Estadio Spyros Louis.  En el set de lanzamiento del disco un fornido cubano intentará viajar al Olimpo. Viene con el récord mundial y Panamericano de la categoría F54 a cuestas (32,76 metros), obtenido un año antes en Mar del Plata. Sin embargo, uno, dos, tres disparos malogrados y adiós a las ilusiones… por el momento. Sigue leyendo

Inmenso en tu pequeñez

¡Aquí estamos! (…).

Traemos el humo en la mañana.

Y el fuego sobre la noche (…).

Traemos nuestro rasgo al perfil definido de América (…). (N.Guillén)

De tanto buscar casi ni había notado que estabas ahí, en todas partes. Hijo de la tierra de Mackandal, salpicando de esa ineludible magia, a veces exagerada, que te nace de un manantial africano. Ciento dos años de carne y huesos haitianos; viviendo el hoy, ignorando el mañana. Todo risa ¿nada llanto? Con las venas hartas de Cuba: caña, café y monte. Sigue leyendo

Vivir después de la vida

“Siéntese mijo”, fue la primera expresión que escuché de su voz centenaria. Una voz leve, pero sostenida…amigable y excelsa… un sonido que se cuela en el oído con delicadeza. Un susurro audaz que recorre las venas y se te planta en el corazón hasta hacerlo volar. Sigue leyendo

El niño siempre fue catcher

Si Sergio Aguilar Suárez hubiera renunciado al retorno la historia fuera otra. Estoy seguro que nadie lo llamaría “El Niño”, y la fama se le habría apagado antes de iniciar el camino a la inmortalidad. De haber preferido desprenderse de su Manzanillo andaría con la nostalgia prendida del alma por todo el tiempo. Sigue leyendo