Tocada por un Ángel

 Berlaines Leyva Lora

“¡Benditas sean las manos que rectifican estas equivocaciones, y endulzan estos errores sombríos de la ciega madre creación!”  José Martí

Una noche Berlaines despertó con las mejillas sonrojadas. Tuvo un sueño increíble. Nunca antes le había pasado. Entre imágenes difusas experimentaba la inusual sensación de correr. “Soñé –dice- que me senté en la cama y salí corriendo”.

Pero no todo terminó ahí. En otra oportunidad la pequeña niña de 13 años acariciaba libros, regaba un jardincito y veía flotar la bandera cubana en el patio de la casa.

Una y otra vez vivió momentos indescriptibles mientras dormía. Sin embargo, aquellos fugaces encuentros con la vida deseada se desvanecían cada vez que un nuevo día le avisaba la cruda realidad de no poder andar.

Solo eran sueños. Retazos de una existencia empequeñecida por el destino. 

Berlaines Leyva Lora padece de parálisis en lo miembros inferiores; y a pesar de tres intervenciones quirúrgicas no se ha podido recuperar. En su natal barrio de El Almirante, en Bayamo, ve pasar la niñez,  y con ella los años más hermosos del ser humano.

II

“Esos vivos nacen muertos, y la enseñanza los revela a la vida, y fructifica en ellos la obra de la paciencia y la bondad”. José Martí

Este curso escolar comenzó de una manera diferente para Berlaines.

De repente apareció un extraño ser. Alguien que, con espíritu de ángel, la ha obligado a creer que más allá de un sueño anida la realidad y le abriría nuevos caminos a las puertas del tercer grado.  

“La niña estaba mal atendida –asegura Ramón Labrada García, maestro ambulante-. Cuando llegamos a su casa nos propusimos cambiarlo todo.”

Con ese mágico destello que “convierte el barro en oro” y al que muchos llamamos amor, Ramón comenzó a modificar el entorno.

La primera que sufrió grandes mutaciones fue una vieja silla de ruedas, hasta entonces inutilizada. Recuperó sus gomas, luego “le adapté una pieza para poderla trasladar con mi bicicleta y más tarde le acoplé otra parte que realiza la función de pupitre”.

Este es el más novedoso invento de Labrada García para evitar las largas caminatas desde El Almirante hasta la cabecera provincial.

“Tenía que venir a pie con ella, pues otro medio de transporte es muy incómodo o demasiado caro (una vez cogimos un coche que nos costó 20 pesos).”

De esta forma maestro y alumna recorren las calles de la ciudad. Tal vez muchos hayan pensado que son padre e hija, sin embargo solo los une, por un lado, el eterno afán  por hacer bien al prójimo, y por el otro, la creciente añoranza de poder incorporarse a la sociedad.

“La niña ya va donde quiera –asegura la tía Yodalis Leyva- el maestro la lleva a las clases de computación… a Medicina Deportiva para darle fisioterapia… incluso de vez en cuando la tiene en su casa unos días.”

Para Dulce Tamayo, la abuela, esto ha sido como una bendición. Y es que acaso nunca imaginó que alguien hiciera tanto por su nieta. ”Ya se ve el avance que tiene, este maestro se preocupa mucho por ella”.

Para nadie es ajeno el caso de Berlaines en su comunidad; aunque al principio muchos miraban extrañados a aquel “maestro loco” que andaba dando carreras…

“Hemos logrado que las personas se sensibilicen con uno –manifiesta Ramón-. Varias de las cosas que he necesitado para mejorar sus condiciones no han costado nada. Fíjate, que cuando salimos a la calle ella no paga su merienda; porque se la regalan”.

La mayor alegría para Berlaines es ver cómo poco a poco aquellas ensoñaciones, antes muy frecuentes y distantes, ahora puede tocarlas.

“Ya tengo la escuelita en mi casa –manifiesta-. Con una bandera, el busto de Martí, libros, un televisor, una pizarra…”.

En el patio de la casa sus manos propagan la vida “ahora sembré cilantro, perejil, espinaca, lechuga, ají… todos esos vegetales son para que me den fortaleza en las piernas para ver si un día puedo caminar”.

Y no solo la escuela en su hogar. La orientación laboral (aprendizaje de bordado) es otro de los nuevos horizontes que vislumbra.

“Lo más importante –dice Ramón- es prepararla para el futuro y  que logre una plena integración con la sociedad. En esto los familiares nos han ayudado bastante”.

III

“Bienaventurado ha de ser el que siembra para los otros, el que en la semilla dejará un jirón de su propio ser”. Silvio

Quizás alguien piense que este empeño del maestro, quien además atiende otros dos casos, es una inspiración de golpe. Empero su historia comenzó hace mucho tiempo cuando viajó a lejanos parajes de la Sierra Maestra a educar.

Luego en La Cristina, Buey Arriba, dejó una huella que ni el tiempo ni el olvido la borrarán. Allí quedó esta experiencia. “Comencé por recoger niños de la zona y llevarlos para mi casa, cuando eran muchos pedí unas literas en la secundaria básica Omar Torrijos… hasta que logramos integrar la educación especial con esa escuela”.

Aunque la devoción de este licenciado en defectología es sui generis, forma parte de un gran proyecto educacional que acumula unos 14 años de experiencia  y enriquecido en los últimos tiempos con los programas de la Revolución. 

“En el municipio de Bayamo 35 maestros de esta modalidad atienden unos 78 niños”, comenta Sinecio Ramos Arzuaga, profesor de apoyo para alumnos limitados físico-motores de la provincia de Granma.

“En el pasado curso logramos que por primera vez un alumno atendido por esta modalidad pasara a la secundaria básica –comenta-. Ahora se trata de perfeccionar este trabajo tomando como ejemplo estos casos.”

Nuestra provincia tiene 545 educandos limitados físico-motores vinculados a la educación, desde las vía no formales hasta la universidad.

Epílogo

En sus ojos no hay brillo. Una chispa los ilumina. Las palabras brotan como empujadas por el corazón “yo he soñado que me he parado de la cama y he salido corriendo…”; entonces su respiración se convierte en un eco y la mirada se pierde en un ajado trillo que conduce a una extensa sabana…

Tal vez te sea negado ese privilegio de andar, pero no solo camina en la vida aquel que sobre sus pies anda…

Ramón Labrada García, maestro ambulante, lleva a Berlaines a una consulta

Ramón Labrada García, maestro ambulante, lleva a Berlaines a una consulta / Foto Luis Carlos Palacios Leyva

Ramón y Berlaines en una sesión de clase / Foto Luis Carlos Palacios

Ramón y Berlaines en una sesión de clase / Foto Luis Carlos Palacios

 

Berlaines muestra gran interés por la computación / Foto Luis Carlos Palacios

Berlaines muestra gran interés por la computación / Foto Luis Carlos Palacios

Nota del Autor: Publicado en el año 2004 ( Periódico La Demajagua, Bayamo, Granma)

Anuncios

Una respuesta a “Tocada por un Ángel

  1. Me gustó mucho la historia…
    pobre de aquel que no se conmueva, que no extiende la mano y se queda inmóvil ante el dolor… pobre de aquellos tullidos de corazón que extienden su miseria a los demas,
    por suerte nos sorprenden otros como Ramón hacedores de luz, o sembradores de estrellas…
    como estará hoy esa pequeña?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s