El niño siempre fue catcher

Si Sergio Aguilar Suárez hubiera renunciado al retorno la historia fuera otra. Estoy seguro que nadie lo llamaría “El Niño”, y la fama se le habría apagado antes de iniciar el camino a la inmortalidad. De haber preferido desprenderse de su Manzanillo andaría con la nostalgia prendida del alma por todo el tiempo.

Nada de eso ocurrió: Hoy el se regocija de haber cumplido promesas; de pasar por estadios de aquí y de “allá”; de compartir, en una cola , en el parque… o en la calle, recuerdos y aventuras. A los 79 años de edad todavía mantiene esa mirada pícara que por momentos lo transporta a la infancia. También muestra una huella, la dejada por la profesión.

NACE UN RECEPTOR
Fue en las “plazoletas” de Manzanillo donde creció El Niño. En aquel mundo de diversión y entretenimiento eligió recoger pelotas detrás del plato, al “baun”. Nacía así quien fuera “catcher toda la vida”.

“A los catorce años –recuerda- ya jugaba con peloteros viejos, una pelota fuerte. La primera vez que participé en un partido de verdad fue en Palma Soriano, me llevó Antonio Valdés “Patato”. Allí entré de casualidad, cuando el receptor se lesionó”.

En lo adelante Sergio andaría por los diamantes de toda la región oriental, probando a ser bueno. Recordado por Ciro Nueva, en 1944, alineó en la nómina del team amateur de Santiago de Las Vegas. Dos años, luego el retorno a Oriente. Esta vez integraría el Club Central, en Santiago de Cuba.

Por esa época le quechea a Conrado Marrero, Jesús Moreno, Consuegra…”todo eso en juegos de exhibición”. En el peregrinar por el Occidente trabajo (en el ’45) en una fábrica de porcelana. También participa en la efímera Liga de verano.

¿QUIERES IR A TAMPA?
El manzanillero demuestra cualidades para aspirar a más. El Club Central le quedaba pequeño. “Estando allí un tal Solís me dijo: Oye, tú eres mejor que fulano, mengano… ¿quieres ir a Tampa? Y me fui. Cuando llegué allá el dueño quería que fuera para otro equipo, inferior. No quise. Discutimos y me aceptó, entonces yo me negué. Vine para Cuba.

“Yo había hablado con Oscar Rodríguez, por si no me convenía allá, entrar al Havana Cubans. Vine recomendado por Joe Camber e integro el róster del conjunto, a finales de la década del 40.”

Es con este team que El Niño enfrenta a un equipo de las Grandes Ligas: el Filadelfia. Su estancia en el Havana solo se limitó a choques de exhibición, pues de aquí salió rápidamente al Norte.

“Comencé jugando en el Newport, Tennesse, una sucursal del Washington. Siempre como catcher regular y segundo bate.. Con este team estuve dos años, hasta el ’51. Luego pasé a Norton, sucursal de Los Bravos de Boston. En total fueron cinco años en la pelota profesional.”

El Niño en la pro bateó para 316 y participó en un juego de las estrellas. Nunca pudo hacer un equipo grande. “Perdí la oportunidad porque cuando me fueron a captar estaba lesionado, tuve que jugar así… lo supe después del partido”.

Sergio tenía una forma muy peculiar de protestarles a los árbitros: “Cuando yo me molestaba le echaba tierra al Home, ni los fanáticos se daban cuenta de eso. Pero había un umpire que ya me conocía. Un día vino otro y él se lo dijo. Hice lo mismo, y me sacó del partido; después la sanción la cambió por una multa de 50 dólares, y continué en juego… yo no la pagué”.

DE REGRESO A CASA
En 1953 Aguilar Suárez vuelve a pisar tierra manzanillera, ahora no la abandonaría jamás. Venía a cumplir con una gran promesa: “Casarme con mi novia. Yo le di mi palabra a mi abuela y tenía que cumplirla. Fueron 14 años de novios. Tú sabes como es eso…los viejos de antes eran del carajo pa’ arriba… pero lo cumplí”.

El 16 de marzo del ‘56 Raquel Tamayo y El Niño se unieron. El se desvinculó del deporte posteriormente. Trabajó en la construcción (ECOA 20) por 25 años; y obtuvo la jubilación.

El Niño no fue un superpelotero ni una estrella. Su brillo es modesto, como sus propias palabras. No mereció entrar al Hall de la fama de ningún país. Mas en ese amplio espacio de nuestros corazones Sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s